sábado, 20 de octubre de 2012

Reseña: Actividad Paranormal 4

La franquicia de terror que hace tiempo cosechara miles de seguidores alrededor del mundo a partir de una cinta de bajo presupuesto, sin mayores pretensiones que las de conseguir mínima exhibición a través de las cadenas de distribución, hoy celebra con plácemes su cuarta entrega hilvanando una trama extendida ad infinitum que, no obstante, mantiene en vilo a un público tolerante con sucesos paranormales sobreexplotados, tan sólo actualizados por los avances tecnológicos disponibles para grabar video en formato casero, lo que nos orilla a considerar la longevidad de esta serie como el mayor evento paranormal de todos.


¿De qué trata?

Cinco años después de que Katie desapareció junto con Hunter en la penumbra de la noche y dejando tras de sí una serie de homicidios inexplicables, la pareja de fugitivos aparece en un suburbio de clase alta en Henderson, Nevada. Su presencia cobra especial atención en Alex (Kathryn Newton), hija mayor de la familia vecina quien advierte un comportamiento por demás extraño en Robbie (Brady Allen): lo mismo deambula sólo por la acera o aparece a la mitad de la noche en el jardín de su casa.

Un día Katie (Katie Featherston) sufre un accidente y debe ser llevada al hospital de manera urgente. Por iniciativa de Holly (Alexondra Lee), mamá de Alex, Robbie vivirá con ellos en tanto su “madre” convalece en el servicio médico. A partir de entonces Alex junto con su novio Ben (Matt Shively) comienzan a grabar mediante sus laptops, smartphones y consolas de videojuego de última generación, los extraños eventos que suceden en casa desde que Robbie habita en ella, pero sobre todo la influencia que ha generado en su hermano pequeño Wyatt (Aiden Lovekamp), hasta hace unos días un niño de ocho años de edad completamente normal. Las evidencias obtenidas, sutiles en principio, pronto se convertirán en una verdadera pesadilla que involucrará a todos los miembros de la familia.


Lo bueno

Parece que la fortaleza principal de la franquicia de Actividad Paranormal radica en un estilo propio patentado desde su origen: el suspenso y la tensión previos al espanto en sí. El esfuerzo de los guionistas por mantener a flote algo que debió hundirse hace tiempo es digno de reconocerse, sobre todo los minutos finales que se compadecen por la audiencia ávida de soluciones a las pistas e interrogantes sembradas a lo largo de una trama simple, llana, sin mayor profundidad.

La cuarta parte también ofrece la oportunidad de acercarse por primera vez al “fenomeno” de terror que conmociona masas y cautiva legiones de fanáticos por todos lados. Resulta básico mas no necesario haber visto los antecedentes para intentar disfrutar de la cinta, con la ventaja de que más tarde contarás con la opción de modificar el orden cronológico de los eventos paranormales e inyectarle un poco más de interés a una historia casi finiquitada.


Lo malo

No es gratuito que en YouTube sea posible hallar un resumen completo y con detalles de toda la historia previa en videos de apenas 4 minutos de duración. Tampoco resulta extraño que la única aportación de la cuarta entrega sea que a partir de ahora tales compendios acumulen hasta 7 minutos. La retacería audiovisual con la cual se ilustran los acontecimientos paranormales no dilata en ofuscar al espectador acostumbrado a una coherencia narrativa mínima en el cine, tanto que sólo un acto de profunda condescendencia hacia Actividad Paranormal 4 nos llevaría a considerarla como una película en forma y fondo.

Con el objetivo de transmitir el sentido de verdad/realidad a todas las evidencias capturadas a través de las herramientas de grabación casera, algunas secuencias se antojan por demás ridículas e inverosímiles, como el hecho de mantener con mano firme una computadora portátil durante la plenitud de una situación límite, sin mencionar el burdo escepticismo por parte de los padres de familia ante las advertencias de su hija Alex. ¿Incluso peor? No pierdan detalle al uso del Kinect más allá del evidente product placement, porque el milagro de la tecnología ahora permite que los espíritus y fantasmas rayen la pista al ritmo de la música disco.

Comentario

La maratónica travesía de esta franquicia por la pantalla grande dista mucho de concluir en un futuro cercano. En tanto el azotadero de puertas continúe con su notable recaudación en taquilla, la oportunidad para que Actividad Paranormal se despida con el decoro que merece aquella primera parte, se antoja cada vez más improbable. Por si me lo preguntan, una verdadera pena.

lunes, 1 de octubre de 2012

Reseña: Vecinos cercanos del 3er tipo

Justo cuando el aroma a pólvora abandona las salas de exhibición junto con el ocaso del verano, llega a la cartelera “Vecinos Cercanos del 3er Tipo”, comedia superficial que se vale de recursos fáciles con apenas unos cuantos momentos de verdadero humor, suficientes para complacer a un público tolerante, poco exigente y acostumbrado a los productos que en efecto satisfacen el hambre de entretenimiento pero que raras ocasiones nutre.


¿De qué trata?
La calma y desenfado de un clásico suburbio americano de pronto se ven amenazados por el misterioso asesinato de un guardia de seguridad en la zona comercial de Glenview, Ohio. Evan (Ben Stiller), gerente del supermercado decide organizar una guardia vecinal para dar con el asesino que le arrebató a su único mejor amigo, sin embargo, el patético reclutamiento termina por convocar a un trío de borrachines de poca monta, más preocupados por armar la fiesta y escapar de sus problemas personales, que por la seguridad del vecindario. El absurdo voluntario supera el límite estratosférico cuando sugieren que el peligro es de origen ¡extraterrestre!

Los miembros de la flamante “Patrulla Vecinal” la conforman, además de Evan: Bob (Vince Vaughn), de treinta y tantos años, padre de una infernal adolescente preparatoriana; Franklin (Jonah Hill), un perdedor de veintitantos frustrado por ser incapaz de superar las pruebas de la academia policiaca, así como Jamarcus (Richard Ayoade), británico estilo afro, divorciado según dice. La acumulación de misiones fallidas y uno que otro enfrentamiento con la policía local, fortalece la amistad entre ellos, motivo por el cual cada quien revela a su debido tiempo los conflictos personales y hogareños que les aquejan.


Lo bueno
Richard Ayoade. A pesar del notable reparto protagónico, nutrido a su manera por destacadas figuras de la comedia norteamericana, el simpático personaje de Jamarcus inyecta la pizca de humor británico tan característico en el memorable sitcom “The IT Crowd”, tanto que resulta una verdadera lástima que sus oportunas intervenciones se vean superadas (en número, mas no en calidad), por el incesante deseo de Ben Stiller de robar cámara y desperdiciar metraje. Después de 101 insufribles minutos, al único personaje que recordarás y extrañarás, será a Jamarcus.

Lo malo
Aquellos valientes que posean el valor de admitir públicamente admiración por las películas de Ben Stiller, deben reconocer que incluso para su estándar “Vecinos Cercanos del 3er Tipo” no es ni por asomo, su mejor cinta. Los hilarantes recorridos nocturnos de la “Patrulla Vecinal” no evitan recurrir al humor escatológico de secreciones y flatulencias propias de estúpidos adolescentes que, interpretado por sujetos más arrugas que hormonas, cansan hasta al más entusiasta admirador del género.

El esfuerzo del director Akiva Schaffer, escritor forjado en el escritorio creativo de “Saturday Night Live”, por incluir en un paquete de sketch: crisis existencial de la mediana edad junto con una invasión extraterrestre infestada, por cierto, de referencias paródicas de títulos clásicos, nunca termina por cuajar, al grado de considerar un tramo considerable de la película poco divertido.


Conclusión
La invasión de los “Vecinos Cercanos del 3er Tipo” quizá comience con mayor suerte en la paquetería básica del cable y la televisión abierta, para luego culminar con el desenlace que mejor le convenga: el rincón de las ofertas de liquidación en las tiendas departamentales.