viernes, 26 de marzo de 2010

Animasivo 2010 - Ganadores

Ayer por la tarde-noche sobre la calle de Regina, en el Centro Histórico de la capital mexicana, se proyectaron al aire libre las menciones honoríficas, los ganadores del tercer festival Animasivo, así como las piezas comisionadas. El tema central giró en torno al año 2110, proyectando el futuro, en el que se invitó a los concursantes a reflexionar sobre el porvenir en la próxima centuria. Hasta el momento, sólo la ganadora del primer lugar comparte en YouTube el corto con el que participó, sin embargo, en cuanto el resto decida hacer lo propio, aparecerán publicados sin falta.

El tercer puesto lo obtuvo el colectivo Llamarada de Petate, mismo que consiguiera el primer sitio el año pasado con su trabajo El Gran Bang. En esta ocasión, en Sin Juicio, recurrieron a la sentencia apocalíptica adelantada, sin dejar de lado la rubrica que los identifica, siempre con un giro inesperado que remata el desenlace.

El segundo lugar fue para Pedro González y Héctor Dávila por su obra el Gato con Botox, para mi gusto un tanto fuera de lugar, ya que nunca afloró la idea o el concepto de proyectar el año 2110, eso sí, con un nivel de animación sobresaliente.


El primer lugar se lo llevó Nuria Menchaca, Mención Honorífica hace un año, quien regresa doce meses después por la revancha. Me parece que fue el trabajo que cumplió con más eficacia los requisitos de la convocatoria, propuso un México tan distinto como las opiniones de sus entrevistados, quienes de principio a fin moldean el paisaje urbano que culmina con la re fundación de The noctitlan.

Enhorabuena a los ganadores, reconocidos y participantes que alimentaron con sus obras al festival que ya se ha posicionado como un referente básico, quizá el mas importante de nuestro país en cuanto a la técnica de animación se refiere.

martes, 23 de marzo de 2010

Gruma, suertes, humores y el Bicentenario

A poco menos de seis meses de que se conmemoren 200 años del inicio de la guerra de Independencia y 100 años de Revolución Mexicana, los esfuerzos por llevar las celebraciones (en caso de que exista motivo alguno) a la televisión nacional se han comportado a la altura de la precariedad actual, propia de un país sin rumbo.

La falta de creatividad se respira por todos lados: desde mensajes conformistas por parte instituciones federales que abogan por una sociedad autómata: "... sigamos por el tranquilo caudal de la paz, para alcanzar el ancho mar de la justicia", "... eres un país inconforme pero trabajador"; hasta un amplio listado de lugares comunes que bien podrían acompañar su definición en el diccionario.


Qué decir del insufrible diálogo crítico Discutamos México, programa en dónde nadie duda del conocimiento de sus participantes, expertos en la historia y cultura de nuestro país, pero que no supera en lo más mínimo al control remoto. Con el lenguaje y conceptos utilizados en cada emisión segregan a más de la mitad de la teleaudiencia que a duras penas completó, en el mejor de los casos, la educación básica. Luego entonces ¿dónde queda la unidad nacional que confirme que todos somos México? Me queda claro que si la justa independentista hubiera iniciado 30 años antes el resultado habría sido el mismo, porque es evidente que el Discutamos México que se transmite al aire simula a la televisión de hace décadas. Triste e increíble que en pleno siglo XXI aún no se comprenda la naturaleza y uso del lenguaje televisivo, ni siquiera para aniversarios históricos.

Lo peor es cuando se recurre al plagio, huelga indicar el caso, pero que Televisa haya apostado a una campaña tan frívola como paisajes naturales y encima llamarlos Estrellas del Bicentenario sólo confirma características de la posmodernidad, ya saben: deja de importar el contenido del mensaje, para revalorizar la forma en que es transmitido y el grado de convicción que pueda producir, a.k.a. hype mediático, además de una memoria histórica distorsionada o nula: ¿Qué tiene que ver el desierto, el mar y el ferrocarril con levantamientos armados en busca de ideales como libertad y justicia? Nada. El culto al vacío y nada más.

No obstante, de unas semanas hacia acá, dos conceptos audiovisuales se han filtrado a la pantalla chica y han demostrado cómo se hacen las cosas en el 2010. Por supuesto, en ambos casos el recursos técnico es la animación, otro acierto más que en suma genera verdaderas joyas que sí valen la pena ser reseñadas.


El primero surge del capital privado mexicano, (¡sorpresa, sorpresa!), en concreto de Gruma, el productor más grande de harina de maíz y tortillas en el mundo. Su campaña del Bicentenario es tan buena, tan profesional, tan eficiente que me permitiré omitir, hasta cierto grado, que la base sus productos sean de origen transgénico, así como los riesgos ambientales que supone una semilla híbrida y homogénea que además monopolice los medios de producción agrícola.

Hasta ahora se han emitido dos comerciales, que gracias a su gran calidad han tenido un impacto inmejorable en la atención de propios y extraños. El primero celebra al pueblo del maíz, semilla base de la alimentación en Mesoamérica y vigente hasta nuestros días en México y algunas regiones de Latinoamérica. Comienza con un recorrido visual que va desde el cielo hasta la tierra y viceversa, acentuando la importancia del ciclo de la agricultura. A eso me refiero con el correcto uso del lenguaje televisivo.


El segundo se basa en la leyenda azteca que da nombre, identidad y significado al Popocatépetl e Iztaccíhuatl, volcanes que flanquean el Valle de México. Una magistral síntesis visual, insisto en la eficiencia narrativa, tanto, que en apenas unos segundos la esencia de la historia queda comprendida sin ningún contratiempo. De verdad uno agradece que se produzcan contenidos de tal calibre.

El siguiente caso proviene de los esfuerzos conjuntos entre El Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) y la Cámara Nacional de la Industria Electrónica de Telecomunicaciones y de Tecnologías de la Información (CANIETI). Comprende la antología de 25 cortometrajes animados denominada Suertes, humores y pequeñas historias de la Independencia y la Revolución.

El acierto de esta producción cinematográfica, a cargo de Batallón 52, reside en enfocar su fuente de inspiración en aspectos curiosos de la historia nacional. Lejos de dar lecciones solemnes acerca de los personajes históricos, sus fundamentos y motivaciones ideológicas, el hilo narrativo divaga por los recovecos sociales que tantas veces se excluye de los textos relevantes. Reconstruye pasajes cotidianos que a su vez, reconocen vínculos con las causas y consecuencias de los hechos históricos trascendentes.


Se transmiten en salas de exhibición de cine desde el 15 de octubre de 2009. Sin embargo, desde hace una semana ocupan algunos minutos en la programación de Canal 22, justo después del noticiario cultural Noticias 22, al rededor de las 20:00 Hrs. por si no tienen ningún inconveniente en divertirse y aprender un poco ahí está la recomendación.

jueves, 18 de marzo de 2010

(in)posición dinámica/Ars Electronica México

Ars Electrónica, el festival de artes electrónicas más importante a nivel internacional, se presenta por primera vez en México a través de (in)posición dinámica, muestra de ocho piezas y un programa educativo que giran en torno a la circulación de la información y reflexionan sobre el uso e impacto de la tecnología en la sociedad contemporánea.

El trabajo de 25 artistas se exhibirá en cuatro sedes de la siguiente manera: en el Centro Cultural España se muestran las piezas Telefonías de Mariano Sardón y Life Writer de Christa Sommerer & Laurent Mignonneau; en el Laboratorio Arte Alameda Hylozoic Soil de Philip Beesley, Zee de Kurt Hentschlager, Solar de Rejane Cantoni & Leonardo Crescenti y finalmente Corpora in si(gh)te del colectivo doubleNegativesArchitecture.

En sitio específico se presentarán Apnea de Iván Abreu que se encuentra instalada en la rejilla de ventilación del metro, ubicada en el costado izquierdo de la explanada del Palacio de Bellas Artes; por su parte (19°18'51" N, 99°11'7" W), de Pablo Valbuena se exhibió el 13 y 14 de marzo en la fachada del MUAC en Ciudad Universitaria.

Durante el recorrido de prensa en el Laboratorio Arte Alameda se contó con la presencia de los artistas invitados, quienes explicaron de viva voz el concepto propuesto en cada una de sus piezas:

Corpora in si(gh)te
doubleNegatives Architecture/ Sota Ichikawa, Max Rheiner, Ákos Maróy, Kaoru Kobata/ 2007


Aunque es un proyecto que habla sobre el espacio arquitectónico, desde su origen se fuga de la idea de arquitectura como edificio para realizar una práctica arquitectónica como pensamiento. Corpora es una instalación híbrida, cuya visualización se logra a partir de tecnologías de realidad aumentada.

Una red de sensores es colocada en los alrededores del lugar de exhibición, a través de la cuál se captura información sobre el medio ambiente (dirección y velocidad del viento, temperatura, humedad y ruido), que son procesados por un software y traducidos en los nodos que articulan la red sensorial. Estos nodos son como semillas de una arquitectura virtual que crece y se adapta, toma decisiones de manera independiente y da lugar a estructuras arquitectónicas tanto al interior como al exterior del recinto de exhibición.

Corpora puede definirse como arquitectura basada en información y no en materiales físicos, ya que la fluidez como forma de vida se logra a partir de los datos obtenidos por la red de sensores que a su vez simulan la capacidad sensorial de la piel humana, capaz de percibir las alteraciones climáticas del entorno.

Solar
Rejane Cantoni/Leonardo Crescenti, Brasil, 2007

video

Solar en una plataforma robótica de carácter interactivo e inmersivo. Está diseñada para simular las cualidades e intensidades de la luz solar en relación con el espacio tiempo del ser humano. En el centro de la habitación son colocados dos arcos de metal (uno móvil y el otro fijo) que contienen rieles sobre los cuales se desliza un reflector lumínico dimerizado, cuyo movimiento es resultado de la interpretación que el sistema realiza a partir de datos introducidos por los usuarios. Sobre la pared del fondo se realiza una proyección panorámica que deja ver las coordenadas geográficas de la Tierra, igualmente cambiantes según las latitudes y longitudes introducidas por los visitantes.

La idea es la de señalar el vínculo perdido entre el movimiento de los astros y las personas, ya que cada vez nos molestamos menos en observar cotidianamente hacia el espacio.

Zee
Kurt Hentschlager, Austria, 2008


Zee es un espacio lleno de humo artificial, pulsaciones de luz, estroboscopios y sonidos; a manera de experiencia de inmersión provoca una desorientación total en la percepción. El público entra en un espacio lleno de niebla muy densa, de modo que los límites de la arquitectura quedan totalmente oscurecidos. Los dispositivos estroboscópicos y las pulsaciones de la luz crean a través del humo, estructuras cinéticas en constante flujo.

Lo que sobresale en este espacio inmersivo, es que la impresión efímera que se genera a nivel de experiencia, es el resultado directo de un fenómeno de interferencia en las ondas de la luz; de esta manera, Zee rebasa la idea de ser una simple percepción óptica. Este fenómeno se capta a manera de síntesis en el cerebro, por lo cual se convierte inmediatamente en un “paisaje de la mente”. ¡La experiencia es única, jamás vista!

Hylozoic Soil
Philip Beesley, Canadá, 2009


Esta instalación se presenta a manera de un “engranado textil” que señala procesos de hibridación de formas de la naturaleza realizadas con materiales tecnológicos. Los materiales son colocados a manera de bosque artificial en donde el “tejido” actúa como interconexión de matrices de componentes mecánicos, redes de sensores y actuadores que responden al movimiento de los visitantes mientras éstos se desplazan por la instalación.

Hylozoic Soil es también un espacio de inmersión, utiliza una red de sensores activados por docenas de microprocesadores que generan oleadas de movimientos sutiles hacia los visitantes que se adentran en la instalación. Aparecen así, diferentes niveles de actividad programada que fomentan la emergencia de una conducta espacial coordinada: responden con acciones específicas ante las acciones locales. El bosque se revela entonces como un organismo latente.

Para Philip Beesley es necesario pensar la tecnología no como una fuerza desmesurada, sino como un campo de estudio más sensorial e íntimo. Por ello debemos precisar la diferencia entre vida artificial e inteligencia artificial, conceptos autónomos el uno del otro. Hylozoic Soil invita a una nueva investigación arquitectónica que utiliza sistemas tecnológicos para generar espacios de relación y de respuesta con quienes la habitan, así como con diversos factores ambientales.

(in)posición dinámica/Ars Electronica México es una muestra que no deben dejar pasar. La exhibición en Laboratorio Arte Alameda abarca del 17 de marzo al 11 de mayo de 2010. Para mayor información revisen el sitio del Festival de México 2010.