jueves, 30 de abril de 2009

Eden of the East

Higashi no Eden, de Production I.G., no sólo es la mejor serie de la primavera 2009, es una chispa de esperanza para los contenidos del género anime, si cuya industria logra mantener un estándar de calidad similar a Higashi..., es posible sobrevivir a cualquier tipo de crisis presente y futura. No moe, no fan service, sin banalidad en el argumento: es viable atraer audiencia sin embarrar la pantalla con escotes y pantimedias. No es que me queje o me desagrade, pero una saturación exagerada merma la variedad disponible, lo que entristese el panorama a largo plazo.

Opening Theme: Falling Down by Oasis. Buena rola, ¡Los lyrics son excelentes!

Saki Morimi viaja a los Estados Unidos para festejar su graduación escolar, el itinerario incluye la Casa Blanca, en Whasington DC, sitio al que considera, incluso en el 2011, el centro de todo el mundo. Sin contratiempos cual lugar turístico, Saki arroja una moneda hacia el jardín ornamental de la sede de gobierno, apenas el metal se pierde en el pasto y ya tiene encima a los agentes del servicio secreto interrogándola. De inmediato aparece en escena un chico totalmente desnudo, cruza la acera e interrupe la entrevista, Saki aprovecha la distracción obtenida y se libra de la situación, no sin antes obsequiarle al misterioso joven una gabardina para cubrirse un poco.

Akira Takizawa ha perdido su memoria. Sólo cuenta con una arma de fuego, un teléfono celular con la voz de Juiz (?) como interlocutor, quien lo orienta en tiempo/espacio, así como un pasaporte que le brinda una identidad temporal (artificial). No tarda en recibir instrucciones para escapar del circuito de vigilancia y dirigirse a un cuartucho de hotel en el que hallará más claves sobre su misteriosa aparición en la capital norteamericana. Sin embargo, un "descuido" ocasiona que Saki Morimori trate de alcanzarlo para recuperar su pasaporte para poder retornar a Japón inmediatamente.

Ending Theme: Futuristic Imagination by School Food Punishment. También muy bueno, aunque sobresale la idea y concepto visual así como la animación.

A partir de entonces se forma un par explosivo, que buscará de forma paralela, respuesta a sus interrogantes existenciales. Envueltos en un entorno social digitalizado pero cubierto por la sombra de ataques terroristas sobre la capital japonesa, Eden of the East invita al público preservar su memoria, ya que la historia toma lugar poco después de la primera década del Siglo XXI, justo a seis meses de conmemorar 10 años de los ataques al WTC de Nueva York en el 2001. ¿Casualidad? No lo creo, porque a medida que la serie avanza se nota una planeación minuciosa de los eventos por los cuales Akira Takizawa se mantiene con vida y se le considera un miembro activo de la Selección, una misteriosa organización con una sorprendente infraestructura.

Es obligatorio seguirle el paso, si es que todavía no la han agregado a sus prioridades. ¡Acción, misterio y drama garantizados! La Nobleza obliga. Por favor, continúa siendo un salvador.

miércoles, 29 de abril de 2009

La Doctrina del Shock

Sólo una crisis, actual o percibida, produce un cambio real.
Milton Friedman

Había reservado esta animación documental para abordar la militarización del territorio mexicano y el endurecimiento de las leyes con respecto a crímenes como el secuestro y narcotráfico. Entre las más recientes destacan La ley de extinción de dominio y el Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, ésta última consiste en recavar los datos de los usuarios como el nombre, CURP y huella digital, además de que permite grabar y almacenar las llamadas telefónicas y mensajes de texto. (Un mundo nos vigila).

Claro que ambas fueron lanzadas como ventajas legales que brindarían a los ciudadanos mayor seguridad y bienestar; la población misma (en estado de shock ante una ola de violencia inusitada en México) así lo percibió. Pero si las analizamos a fondo y con cuidado, quedan en riesgo las garantías individuales, soportes invaluables para el disfrute de una libertad plena. Sin olvidar que el poder ejecutivo propuso otra ley que permitiría a las fuerzas policíacas entrar en cualquier vivienda particular ¡sin la necesidad de una orden judicial expedida por un juez o ministerio público!. Esta fue rechazada por las cámaras representativas, pero denota la tendencia autoritaria de la derecha en el poder.


El economista Milton Friedman comprendió que los desastres masivos pueden servir para ablandar sociedades enteras, en favor de una cruzada radical de libre mercado. Aconsejó a los políticos que, inmediatamente después de una crisis, se deben imponer todas las políticas dolorosas, antes de que la población pueda recuperarse del estado de shock. Naomi Klein lo llama la doctrina del Shock.

Total, que a un paso de corroborar la puesta en marcha en México de la doctrina del shock propuesta por Naomi Klein, llega la influenza porcina al territorio nacional;luego entonces lo confirmo: ¡la pandemia no pudo llegar en mejor momento!

El corto documental fue escrito dirigido por Naomi Klein (No Logo) y Alfonso Cuarón (Y tu mamá también, Los niños del hombre); dirigido y editado por Jonás Cuarón. Adecuado para estos momentos de incertidumbre pero también de serenidad, análisis y razonamiento.

domingo, 26 de abril de 2009

When the wind blows

So pretexto de la posible pandemia (que ya no epidemia), de la mutación de influenza porcina, me permito reseñar esta joya de la animación clásica, oportuna para estos momentos críticos de pre-cuarentena y lo que resulte en el corto plazo. Me fue recomendada por el colega blogger Dath, una vez que dí cuenta del cortometraje La Maison en Petits Cubes, galardonado con el premio Oscar a mejor corto animado.

Cuando el viento sopla, dirigida por Jimmy Murakami, fue estrenada allá por 1986 en el Reino Unido. Se basa en la novela gráfica homónima de Raymond Briggs en la que se expone el riesgo latente de un ataque nuclear, producto del enfrentamiento geopolítico de los bloques comunista y capitalista. Las acciones se llevan a cabo en un ambiente rural, alejado del bullicio citadino: todo un edén para una pareja que vive sus últimos años en un lugar apacible y sin sobresaltos.


Sinopsis:
Jim y Hilda, Hilda y Jim, se presentan en medio de la crisis nuclear como un matrimonio común y corriente, conservadores y chapados a la antigua, tanto, que desde el principio contrasta su extrema ingenuidad ante un mundo al borde del infierno. Todo normal en un entorno bucólico de ensueño: el sol brilla por la ventana; las hortalizas prometen frutos y vegetales frescos; el hongo apocalíptico no termina de encender la alerta en el hogar, es más, los diarios impresos y los cortes radiofónicos llaman a la calma y la zozobra. (¿les suena?).

Jim Bloggs, ex combatiente de la Segunda Guerra Mundial, confía plenamente en sus líderes gubernamentales, no encuentra razón alguna, de acuerdo con la información oficial proporcionada, que le orille a extremar precauciones. Piensa que con las medidas anunciadas es más que suficiente, se siente seguro al cobijo de los mensajes mediáticos y asume como deber cívico seguir las recomendaciones al pie de la letra.

Por su parte, Hilda Bloggs prefiere no interrumpir sus actividades cotidianas, deja en segundo plano los comentarios de su marido y le advierte de las pequeñeces hogareñas(goteras, especias y condimentos) que le dificultan su quehacer diario. Ninguno de ellos posee la capacidad de concebir el catastrófico desenlace de un ataque nuclear directo. La ignorancia y la desinformación son sus mayores enemigos.

La hora del ataque se aproxima, en tanto, la pareja afina los detalles precautorios en cada rincón de su hogar lo que se presta para recordar los gratos momentos que han compartido juntos...


Comentario:
When the wind blows sorprende desde el principio, con una mezcla fértil entre imagen real, animación tradicional en 2D y montajes clásicos del stop motion. Toda una gama de recursos que logran amalgamar un discurso visual que jamás había visto. Especial atención al rol que juegan los medios de comunicación (hojas volante, prensa, y radio), aunque me extraña la ausencia total de la televisión ¿crítica social?

La música agrega fecha histórica a la película, con temas compuestos e interpretados por David Bowie, Génesis, Hardcastle y Squeeze, se trata de un compendio de rock característico de la década de los 80's del siglo XX. Con la ventaja de conocer los sucesos históricos posteriores (caída del muro de Berlín en 1989), es posible catalogarla como una de las últimas incertidumbres antes del final de la Guerra Fría.


Si bien es cierto que tanta ingenuidad por parte de los protagonistas llega a desesperar, en un sentido más humano, sobresale un reclamo antibélico: ¿es que de verdad no nos merecemos una vida simple y pacífica? Por lo pronto, cerca de cumplir una década del nuevo siglo (y milenio), ya no nos preocupa el invierno nuclear o una extinción masiva, pero la paz idílica que tanto añoran Jim y Hilda se antoja utópica e inalcanzable ante crisis ambiental, económica, social, energética y alimentaria.

Para todos mis connacionales que lo último que piensan es en salir a las calles, he aquí mi recomendación para esta pre-cuarentena, que esperemos quede en eso, ya que la posibilidad de una pandemia es en sí misma espeluznante. Véanla y compárenla con la situación actual. Un ejercicio de reflexión, análisis y discusión. Se sorprenderán con los resultados.

viernes, 24 de abril de 2009

TNT 17 ¿pospuesta por influenza?

Aunque todavía no he constatado brotes de histeria colectiva en la población debido a la infección atípica de influenza en el Distrito Federal y Estado de México, las medidas de prevención reflejan la gravedad de la situación. Incluso, durante las conferencias de prensa por la tarde, en la ronda de preguntas por parte de los periodistas, surgió la interrogante sobre la posibilidad de cerrar las fronteras internacionales en caso de que se confirmen infectados todos los pacientes con síntomas tempranos.



Desde ayer por la noche, las acciones para contrarrestar el esparcimiento de la epidemia se radicalizaron, con la suspensión de clases en todos los niveles educativos (básico/profesional, público/privado). Hoy, durante el transcurso del día, se anunció que todos los eventos de Conaculta (museos, teatro, cine) se suspendieron hasta nuevo aviso y los partidos de fútbol de la liga nacional están pendientes de una resolución definitiva.

A todo esto ¿y las actividades Otaku? En nuestro calendario ya estaba marcado del 30 de abril al 3 de mayo las actividades de la convención TNT 17, con todo el ajetreo e incertidumbre sobre el futuro inmediato, parece ser que los organizadores decidieron a tiempo cambiar la fecha para la segunda semana de junio, al menos así lo constata la pagina oficial del evento. Para todos aquellos que ya compraron sus entradas en preventa, no se alarmen, ya que confirman que serán validos a pesar de todo.



El breve comunicado subraya que el recorrido de fecha se debe a causas de fuerza mayor ajenas al evento, claro que se necesita vivir en un peñasco para no advertir que la principal razón es la mutación del virus de influenza que ha causado la muerte de al menos 20 personas en la zona metropolitana. ¡Morisato al pendiente!°_°

jueves, 16 de abril de 2009

Dragon Ball R.I.P.

Claro que supe acerca del estreno Dragon Ball (in)volution. Obvio que no hay reseña al respecto (no se la merece). Se necesitaría estar ciego para no advertir que se trata de una pésima película. Por supuesto que mi dinero, escaso e irrisorio, es digno de mejor causa, vamos, que ni siquiera me llama la atención abrir un hueco en el tiempo/módem para revisarla. En definitiva, la generación Toriyama tiene motivos de sobra para estar de luto, y en Francia ya han comenzado los rosarios y las pompas fúnebres:



Odio las formalidades del traje y la corbata, pero ante prematuros decesos como éstos no hay más remedio que teñirse de negro. Ya sabemos que Hollywood padece de creatividad crónica degenerativa; los únicos que se atreven a mantenerlo a flote son los efectos especiales acoplados a la desgastada investidura del super héroe. No conformes, los directores, guionistas y productores miran hacia medios otrora menospreciados por el arte y la alta cultura. La tinta china y el papel arroz son victimas de la industria norteamericana que ante el poderoso dólar (ya no tanto) están dispuestos a sacrificar el talento contenido en series manga, mismas que sí se molestan en captar los intereses e inquietudes de las audiencias contemporáneas.
¡Requiescat in pace, Son Gokú!

sábado, 11 de abril de 2009

Madame Mo

¿Notaron la renovación del Canal 11 del Instituto Politécnico Nacional? ¡Claro que sí!, es imposible no haberlo hecho. A más de una semana de este renacimiento de su cartelera y barra programática podemos observar mini series, reality shows, incluso animación, que rompen el esquema infantil acostumbrado desde hace tiempo. Si bien es cierto que Once TV México encabeza los titulares en cuanto a televisión para niños, rubro olvidado por las cadenas comerciales, (duopolio), es evidente que las audiencias cautivas que crecieron con Bizbirije se han transladado a una etapa adolescente y de juventud temprana, así que el concepto Once Niños ya les resulta corto e insuficiente.


El aire fresco y juvenil inyectado en cada rincón del 11 no fue gratuito, el 28 y 29 de marzo, dos días antes de la re estructuración, la televisora emitió una serie de entrevistas con Felipe Calderón, acorde con los viejos formatos presidencialistas, con preguntas prefabricadas y lijgeras, ningún reclamo por parte de Adriana Perez Cañedo, titular del noticiario estelar del Once TV, quien se apegó fielmente al script: nada de sorpresas ni sobresaltos, ¡que el país va de maravilla!

Esto ensombreció mis expectativas, no obstante con el tiempo me dí cuenta de que se trató de un intercambio: apertura de contenidos a cambio de imagen positiva nacional. Cabe recordar que Fernando Sariñana, sí, el papa de la cantautora Ximena Sariñana, no ocultó su total afinidad con la administración actual: "Tengo una admiración profunda por la inteligencia del presidente, una admiración profunda por su vocación de servicio, una admiración profunda por su calidad humana. No tengo empacho alguno en decirlo, por eso uno no pierde la figura propia." (Proceso No. 1631).

Con declaraciones de este tenor las dudas tuvieron razón de ser, sin embargo, esta vez un pesimista declarado debe reconocer, al menos, el acierto a la hora de adquirir licencias de transmisión, como el caso de los intermedios de Madame Mo, breves apariciones de una peculiar mujer absorta en una atmósfera de gráfica japonesa, misma que me permití clasificar como neojaponismo, en alusión a la influencia de los grabados japoneses en el arte occidental (europeo) del siglo XIX.

Cheken los patrones de las vestimentas, la técnica gráfica también es utilizada en Sayonara Setsubou Sensei, y de forma futurista en la adaptación anime del Conde de Montecristo.

Los cortos animados se desvanecen en el tiempo, son efímeros, acordes a la filosofía Zen que sitúa la belleza en un instante único e irrepetible. La primera temporada, producida por Pascale Moketi en el 2003, cuenta con apenas 22 historias, situación que beneficia al televidente con reposiciones frecuentes para no perder pista de cada episodio. Eso sí, hay que estar con el cronómetro en mano para sintonizarla los lunes, martes, jueves y viernes a las 17:15 hrs.y los miércoles a las 16:10 hrs., porque hasta eso, ahora sí respetan los horarios al estilo suizo.

Se espera una segunda temporada, que será estrenada el 8 de junio de 2009 en el marco del festival internacional de animación Annecy, uno de los más prestigiosos del rubro. Una vez empapado de información de la red, pude constatar que existen artículos tan diversos, decorativos e igualmente frívolos basados en la serie animada, por lo que me niego a catalogarla como obra artística, pero sí como claro ejemplo de diseño contemporáneo, sin entrar en discusiones sobre la diferencia entre arte y diseño o la eterna interrogante sobre la posibilidad de que el diseño pueda convertirse en arte. ¡No se pierdan a Madame Mo, 100% recomendada!

martes, 7 de abril de 2009

Dragon Ball KAI

Hace ya 20 años de que Dragon Ball Z viera la luz en las pantallas de televisión. 20 años que marcan los albores de la avalancha animada que invadiera a occidente con rotundo éxito. Sin Dragon Ball, la historia del anime tal como la conocemos hoy simplemente no existiría: ninguna otra serie de la era moderna se merece una remasterización como la obra maestra de sensei Toriyama. Muy aparte de las bondades que ofrece la digitalización de los medios electrónicos y el retoque a los acetatos marcados por el tiempo, es la supresión de los rellenos lo plausible de esta retransmisión esta primavera.


La vieja escuela recordará que llegó el momento donde el anime alcanzó el tiempo de la historia publicada en el manga, no podían adelantarse al ritmo de Akira Toriyama por lo que ahorrar tiempo se convirtió en un reto constante. Claro que los menos beneficiados fuimos los fieles televidentes que aguantamos 20 capítulos para que el planeta Namek estallara, otros tantos para que Cell volara en mil pedazos y cerca de medio centenar para ver concluidas las aventuras de Gokú y compañía.

Y pese a que me considero un purista acérrimo, el nuevo opening es genial, no supera al original pero tiene muy buen nivel, tanto técnico como musical.

En el 2009 el factor tiempo ya no es un inconveniente por lo que la extensión de la saga se reducirá en más de un tercio del total original, con apenas 100 capítulos que narrarán desde la llegada de Raditz (el hermano de Gokú) a la tierra, hasta la derrota de Majin Buu. Es la mejor edición que cualquier aficionado podría esperar, adiós a los tiempos muertos y bienvenida a la acción pura en alta definición.

Poco que agregar ya que la trama es por demás conocida, aunque cabe resaltar que el HD le sienta muy bien a los viejos acetatos víctimas del tiempo. ¿Recuerdan la coloración amarillenta de la serie original, con secciones quemadas y otras decoloradas? Eso se acabó. En cada frame se aprecia vida, resurrección. Aunque la propia Toei Animation confirmó nuevas voces en algunos personajes, debo confesar que hasta ahora es la primera vez que veo Dragon Ball en japonés, salvo los videojuegos y uno que otro comercial, así que no puedo ahondar en detalles al respecto.

El nuevo Ending sí que supera al original, tal vez por la melodía que se aproxima al sentimentalismo clásico o porque ya estoy envejeciendo, pero me compró desde los primeros acordes.

Es posible que esta vez la versión animada pueda competir en ritmo y adaptación con la del manga (muchísimo mejor que el anime). Justo por la mitad, una vez que Freezer haya sido derrotado podremos dar un veredicto imparcial. ¡Wellcome Back Dragon World!

domingo, 5 de abril de 2009

K-ON!

En lo que se resuelve el drama derivado de la posible continuación de Haruhi, a propósito de su retransmisión esta primavera en Japón, KyoAni lleva a las pantallas K-ON!, serie de corte musical que comienza a hacer ruido en la blogósfera otaku, no por contar con una impecable producción en tiempo de vacas flacas, (de hecho hay varias inconsistencias en las proporciones corporales), sino por la sutileza y minimalismo que la conforman: cero pretensiones.


Comienza con Hirasawa Yui: alegre, insegura, despistada y recién ingresada a la universidad; sin talento ni preferencias sobresalientes busca darle un giro a su estilo de vida integrándose a un club escolar, hábito que jamás ha experimentado en toda su vida. Su desgarbada presencia le dificulta decidirse por una opción que le garantice madurez y satisfacción, dos semanas después de iniciado el curso aún no halla un sitio adecuado.

Por el contrario, Tainaka Ritsu y Akiyama Mio, dos alumnas de nuevo ingreso se entusiasman con la idea de formar parte del club de música ligera, pero se enfrentan a la ley evolutiva que dicta la supervivencia del más fuerte, y el ramo musical no pasa por buen momento ya que los últimos miembros del club se graduaron en la generación previa, lo que deja la lista en ceros. Así que si no se agrupan al menos cuatro personas para fin de mes, el club musical desaparecerá sin remedio alguno.

Opening: Cagayake! GIRLS

En la cruzada por el rescate se les une Kotobiki Tsumigi, afloran entonces las esperanzas de encender la llama sonora en el instituto. El teclado, la batería y el bajo están cubiertos, sólo falta la guitarra, pieza clave de la armonía musical de cualquier banda. Esperan que pronto se les una el guitarrista legendario que saque a flote el proyecto, no obstante el tiempo apremia y parece que la música pasará a mejor vida. Ya en plena agonía se les informa del fichaje de una alumna, la que completaría el cuarteto, suficiente para obtener el registro oficial. Se trata por supuesto de Yui, que tiene como única referencia ¡las rudimentarias clases de castañas en el kindergarden!

La secuencia de reclutamiento es la que vale el episodio entero, patética a todas luces. Yui reconoce que no tiene talento con ningún instrumento musical, es más, ni siquiera sabe de agrupaciones ni guitarristas famosos y que llegó a la entrevista del club por una sarta de mentiras. Decide confesarse ante el resto de las integrantes quienes perciben su completa ignorancia, aunque reconocen que sin ella el registro quedaría en un buen intento. Risas garantizadas.

Ending: Don't say "lazy"

Como referencia inmediata suenan series tales como Nodame Cantabile, la mejor de los últimos años, pero también grandes sorpresas como lo fueron Beck Mongolian Chop Squad, basada en el manga de Harold Sakuishi; FLCL, en donde las partituras juegan un papel fundamental, así como el mítico concierto de la brigada SOS y el tema God Knows interpretado por Aya Hirano, en el cual por cierto, se aprecian claras referencias a Linda linda linda, película de Nobuhiro Yamashita que a su vez homenajea al grupo punk The Blue Hearts.

K-ON! apenas empieza y contiene graves errores técnicos que devalúan el producto final, pero me atrevo a apostar por ella debido a la alquimia que se genera entre las protagonistas. Son de esos títulos que sin esperar mucho de ellos despuntan hacia la mitad del camino y se convierten en las mejores de la temporada. Por lo menos es de esperarse un final orquestal de categoría, dados los antecedentes del párrafo anterior.